Salubrista: “Hay 4429 muertos sospechosos de covid-19”, según datos oficiales
23 julio, 2020
500 nicaragüenses varados por el régimen en Peñas Blancas aguantan hambre y sed
24 julio, 2020

Doctor Rafael Amador: “Las cifras oficiales de fallecidos delatan al Gobierno”

Los reportes semanales del Ministerio de Salud (Minsa) admiten implícitamente la muerte de pacientes por covid-19 que, sin embargo, son excluidos de las estadísticas oficiales, alegando que fallecen debido a “otras complicaciones” como neumonía, infarto, diabetes e hipertensión. Sin embargo, aunque “han intentado ocultarlas a pesar de que son sospechosas de covid-19” los datos de esas otras muertes reportadas, por las mismas autoridades gubernamentales, evidencian que Nicaragua es el país más afectado de Centroamérica por la pandemia, afirma el epidemiólogo Rafael Amador.

“Lo que trató de hacer (Daniel) Ortega en su discurso del pasado 19 de julio es hacer pensar a la población que solo 91 personas (aunque el Minsa reportaba a esa fecha 99 personas) han fallecido por covid-19 y engañar ocultando las cifras de otras muertes que,  aunque tenían enfermedades preexistentes, se debe sospechar que fallecieron por covid-19 porque fue lo que aceleró que murieran”, detalla Amador.

Amador detalla que siguen tratando “de ocultar la dimensión real de la pandemia haciendo pensar que esas personas se iban a morir porque tenían otra enfermedad con la única intención de reducir el impacto de la pandemia y hacer creer que todo lo tienen bajo control”.

Un ‘análisis de la sobremortalidad’, muestra que, entre el 11 de marzo y el 30 de junio de 2020, en Nicaragua murieron 4429 personas más que el promedio de los últimos tres años, por neumonía, infarto, diabetes, e hipertensión. “Toda esa sobremortalidad habría que clasificarla como muerte sospechosa, atribuible a covid-19”, aseguró el doctor Carlos Hernández, salubrista integrante del Comité Científico Multidisciplinario, en el programa Esta Noche, que se transmite en línea, debido a la censura televisiva del Gobierno de Daniel Ortega.

Los cálculos se hicieron con base en la información suministrada por las máximas autoridades del Gobierno el 19 de julio, cuando se informó el deceso de 12 100 personas, acaecido durante esos 111 días, de donde resulta un promedio de 109 muertes al día, superior en 1.7 veces al promedio de los tres años previos, que fue de 65.6 muertes al día.

“Quieren ocultar pésima gestión”

Las investigaciones médicas apuntan que solo el 5% de los pacientes con covid-19 desarrollarán la enfermedad de forma grave, y quienes están en mayor riesgo son las personas que padecen enfermedades crónicas y comorbilidades como diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas, cáncer, entre otras.

A inicios de junio, un reportaje de CONFIDENCIAL mostró cómo el Minsa utiliza la comorbilidad para ocultar las cifras reales sobre la pandemia. “Están queriendo justificar ese montón de muertes, poniéndoles otro nombre y eso lo sabe todo el mundo. Lo que pasa es que no hay forma de probarlo porque aquí quien tiene los datos es el Gobierno. Y esta no es una posición política, es una posición evidentemente profesional”, dijo el médico experto en diabetología, Hugo Villareal.

Amador explica que esas cifras presentadas ahora por el mismo Gobierno “desnudan” la dimensión real de la pandemia aunque “siguen apostando que la población no se de cuenta de la pésima gestión que han tenido, pero sus mismas cifras hoy los delatan”.

Las más de 4000 muertes por covid-19 ubicarían a Nicaragua a la cabeza en Centroamérica de fallecimientos por covid-19, seguido de Guatemala donde se registran 1443 muertos por covid-19, Panamá con 1180 y Honduras con 1006.

Por debajo estarían El Salvador (372 fallecidos) y Costa Rica con 81 muertes por la pandemia del nuevo coronavirus.

Para más información dale clic al siguiente enlace https://bit.ly/30DxPMI CONFIDENCIAL.

Kimberly León
Kimberly León
Soy editora de la edición digital de La Costeñísima y presentadora de TLCaribe, el telenoticiero de La Costeñísima TV. En el 2016 culminé mi primer diplomado en Periodismo y Marketing Digital en la UCA y actualmente estudio Contaduría Pública y Finanzas en BICU.