Incautación policial
Sospechosas irregularidades en “incautación” policial de 1.4 millones de dólares
8 octubre, 2020
Feminicidas
Confiesan violación y asesinato a niña de 4 años en Tuma-La Dalia
8 octubre, 2020

Sigue desaparecida una joven: ¿Dónde está la hija de Elea Valle?

Elea Valle

Elea Valle continúa buscando a su hija desaparecida de 13 años.

Heyling Oneyli Pérez Valle, hija de 13 años de la campesina Elea Valle, continúa desaparecida desde la madrugada del lunes 5 de octubre en el municipio de Muy Muy (Matagalpa).

“Está desaparecida desde el día domingo por la noche, amanecer lunes nos acostamos a eso de las 9 de la noche, me levante a eso de las 10 y ella estaba acostadita… me dormí, a eso de las 4 de la mañana me levante y ya no la pude encontrar”,.

Dijo Valle.

La denuncia fue interpuesta en el centro de Derechos Humanos Cenidh, ayer lunes 5 de octubre.Por otra parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha proporcionado medidas cautelares a la familia de Valle, desde febrero de 2018.

Antecedentes

“Para mí, mi hija está secuestra porque ella no tenía gavilla con nadie, no andaba saliendo a la calle, era una niña muy apartada ella, hasta dejo su teléfono ella y me siento demasiado preocupada”

Manifestó la madre.

Según Elea Valle, su hija era poco social, casi no salía de su casa, lo que le hace pensar que su hija está secuestrada o raptada.

Días anteriores a la desaparición de su hija, Elea relató a Radio Corporación que sujetos desconocidos llegaron a golpear las puertas de su casa.

“Golpearon la puerta y la ventana, pero hasta ahí, yo me quede en ese momento callada, no pude ver a nadie solo escuche la voz de dos hombres”.

Asimismo el Centro de Derechos Humanos (Cenidh), exigió a las autoridades correspondientes investiguen el caso porque es su obligación.“

https://platform.twitter.com/widgets.js

Elea Valle, ha responsabilizado al Ejército de Nicaragua por el asesinato de sus dos hijos, su esposo y su cuñado, el pasado 12 de noviembre de 2017.

Asimismo, ha denunciado persecución, acoso por miembros del Ejército de Nicaragua y la policía sandinista.

“Yo le dije a una vecina, si no llego a saber nada de mi hija yo soy capaz de quitarme la vida, porque lo que ha pasado es duro para nosotros y lo que han venido sufriendo los otros niños”.

Expresó la madre de la menor desaparecida.