Confirman en Nicaragua casos de covid-19 entre menores de edad
21 julio, 2020
Gobierno ordena reanudar clases en medio del covid-19
22 julio, 2020

Unidad Médica desmiente a Ortega “hay más de 90 muertos por pandemia”

El discurso que pronunció Daniel Ortega, secretario general del Frente Sandinista durante el acto de celebración del 41 aniversario del triunfo sobre la dictadura de Anastasio Somoza, estuvo plagado de falacias y falsedades, según las declaraciones de varios médicos y dirigentes políticos y estudiantiles.

Mientras trataba de minimizar el número de muertos por la epidemia en el país (99, según el Minsa, aunque los reportes del independiente Observatorio Ciudadano indican 2397 fallecidos), comparándolos con otras causas que causan mayor número de decesos, Ortega también ensalzó las capacidades del sistema de salud, asegurando que “gracias a la inversión en salud, hemos podido enfrentar con éxito esta pandemia”.

“Después de ver lo que pasó en Francia, Italia, España, Brasil y Estados Unidos, decir que Nicaragua estaba preparada es tan falso y mentiroso, como los resultados que presenta el Minsa”, dijo el doctor Francisco Javier Núñez, vicepresidente de la Unidad Médica Nicaragüense, (UMN).

Intenta justificar muertes

Al señalar el hecho que el discurso oficial habla de menos de 100 muertos por covid-19, el profesional de la Medicina destaca que “solo entre el personal médico hay más de cien muertos. Si te vas a los barrios, encontrás dos a tres muertos en cada cuadra”, aseguró.

A juicio del director ejecutivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro, Ortega “mostró mucha preocupación por el repudio de la población ante el mal manejo que la dictadura ha hecho con relación al covid-19. No es casualidad que haya dedicado más de una hora al tema de la salud”, porque “está tratando de justificar todas esas muertes”.

La exministra de Salud, Dora María Téllez describió a un Ortega “a la defensiva, sabiendo que el sistema de salud tiene una credibilidad colapsada, tratando de mantener unas mentiras que con completamente insostenibles frente a la situación actual. Si tomás cualquier municipio del país… El Viejo, por ejemplo, o Ciudad Darío, la gente te va a decir que ya llevan diez a doce muertos”, aseguró.

El doctor Núñez escuchó “un discurso erróneo, falso, para trasmitir a la pequeña base que todavía tienen, una falsa sensación de seguridad, pero incluso los fanáticos del orteguismo saben que eso es mentira”.

Desde el oficialismo se decía que “usar mascarillas era una locura, que aquí no entraría el virus, que darían lecciones al mundo de cómo combatir la pandemia, pero el 19 de julio los vimos con tapabocas”, porque “él sí se está cuidando. Está en cuarentena porque no quiere contagiarse, pero no tiene el menor amor por la población, y ni siquiera para sus adeptos”, señaló.

El economista Enrique Sáenz recordó que Ortega “negó mascarillas a los médicos y personal de salud, y ahora los despide o amenaza con despedirlos si reciben equipos de protección de parte de sus colegas médicos o de organizaciones solidarias”.

“El mismo que no mencionó una sola medida de prevención en sus anteriores intervenciones públicas… que promovió y promueve aglomeraciones masivas y que con su desprecio a la amenaza de la pandemia alentó a que sus seguidores agredieran a los ciudadanos que circulaban con mascarillas, ahora, cinco meses después que estalló la pandemia… apareció con una elegante mascarilla. Y guardando distancia de todos los que estaban a su alrededor”, graficó.

Para Téllez, dirigente del MRS, la estrella de cinco puntas que se dibujó en el centro de la Plaza de la Revolución, talvez tenga relación con las creencias esotéricas de la señora Murillo, pero cree que tenía la función práctica de mantener a Ortega y a ella misma, completamente aislados de sus invitados.

Había “una enorme distancia, de manera que no hubiese nadie enfrente de ellos, ¡nadie!, a menos de 100 metros de distancia, que pudiera toser, escupir ni hablar, y que esa saliva no le llegara a Ortega, ni de lejos. Todos estaban al lado de ambos, no frente a ellos”, ilustró.

“Aún el propio jefe del Ejército, no pareció tener mucha confianza en eso, y llevó sus anteojos especiales de protección, porque la élite se sobreprotege, mientras el mensaje que le dan al resto de la población, es que no pasa nada”, añadió.

Para más información dale clic al siguiente enlace https://bit.ly/3hnzfBB CONFIDENCIAL.

Kimberly León
Kimberly León
Soy editora de la edición digital de La Costeñísima y presentadora de TLCaribe, el telenoticiero de La Costeñísima TV. En el 2016 culminé mi primer diplomado en Periodismo y Marketing Digital en la UCA y actualmente estudio Contaduría Pública y Finanzas en BICU.